Milán en tres días

Si dispones de tres días para visitar Milán tendrás tiempo más que suficiente para ver lo más importante de la ciudad, su centro histórico y sus edificios más emblemáticos, así como para conocer sus zonas más chic y vanguardistas.

Ésta és la ruta que proponemos para ver Milán en tres días:

Día 1:

  1. Piazza Duomo. Paseo por la plaza y entrada a la catedral gótica, símbolo de la ciudad, con subida a la terraza para disfrutar de las inmejorables vistas que desde allí obtendremos. (tiempo recomendado: 2 horas)
  2. Galleria Vittorio Emnuelle IIDescubre por qué Milán es la ciudad del glamour. Está ubicada en la misma Plaza del Duomo. (tiempo recomendado: 1 hora)
  3. Piazza della Scala. Para encontrar y visitar el Teatro alla Scala con su magnífico museo. (tiempo recomendado: 1 hora).
  4. Castillo Sforzesco. Al acabar la visita al teatro dirígete por Via Dante que te llevará hasta el castillo, aunque si lo prefieres, también puedes ir en transporte público; autobuses: 43, 50, 57,58, 61, 70. Tranvías: 1, 3, 4, 12, 14, 20 (tiempo recomendado 2 horas).
  5.  Parque Sempione. Muy cerca del castillo. Es el momento de tomar un respiro y disfrutar del relax del parque. (1 hora)
  6. Zona Naviglio Grande. Ya hemos tenido un primer contacto con Milán, ahora toca buscar un buen lugar  para pasar la tarde noche y cenar disfrutando del ambiente de la ciudad, y que mejor hacerlo que en la zona de Navigli. Te encantará. Puedes llegar en autobús (líneas 47, 74, 90 y 91) o en tranvía (2, 3, 9 y 29)
Día 2:
 
Para abordar nuestro segundo día en Milán, la mejor opción es, de buena mañana, coger el metro, línea 1 o 2 hasta la estación de Cardona. Desde allí podremos visitar:
  1.  Iglesia de Santa Maria delle Grazie. Una de las joyas que nos guarda Milán, con su Cenacolo Vinciano y el grandioso fresco de Leonardo da Vinci, La Última Cena. Recuerda reservar con anterioridad tu entrada, muchas veces se agotan con meses de antelación. (tiempo recomendado: 1 hora).
  2. Basílica de San Ambrosio. Muy cerca de la iglesia, aunque también puedes tomar el metro (línea 2, parada San Ambrogio).  (tiempo recomendado: 1 hora).
  3. Basílica San Lorenzo Maggiore. Otra iglesia que no deberías perderte. Puedes llegar con el tranvía, líneas 2 y 3 y autobús 94. ( tiempo recomendado: 1 hora)
  4. Pinacoteca de Brera. El principal museo de Milán y uno de los más importantes del mundo. Puedes llegar en metro, línea 2, parada Montenapoleone o en autobus 61 y 92. (tiempo recomendado: 2 horas)
  5. Visita al barrio de San Siro, el barrio deportivo de Milán. Si te gusta el fútbol, puedes hacer un tour por el Estadio “Giuseppe Meazza”, donde conviven los dos equipos de la ciudad. Puedes llegar en metro MM1 Dirección Rho Fiera / Molino Dorino, hasta la parada de LOTTO. (tiempo recomendado: 3 horas)
  6. Si todavía te quedan fuerzas puedes buscar alguno de los muchos lugares con vida nocturna en Milán para disfrutar de la noche.

Día 3:

Ya hemos visto lo más importante de Milán. Para este tercer día reservaremos una visita curiosa y un recorrido por las zonas de más glamour de la ciudad.

  1. Cementerio monumental. Un “museo” al aire libre en un entorno muy particular. Estás cerca de la zona de Corso Como. Aprovecha para dar un paseo por esta calle, centro del Milán más chic y vanguardista, llena de tiendas de diseño, cafés y locales de ocio. Metro línea 2 (estación Garibaldi). Autobús 37 (parada Monumentale), tranvía líneas: 2, 4 y 7 (tiempo recomendado para el cementerio y la zona de Corso Como: 4-5 horas)
  2. Dependiendo del tiempo del que dispongas acércate al conocido como cuadrilátero de oro, formado por las calles Via Montenapoleone, Via Monzoni, Vi Santo Spinto y Via della Spiga para descubrir el Milán capital de la moda con las tiendas de las grandes firmas de lujo. (metro línea 2, estación Montenapoleone). (tiempo recomendado: 3-4 horas)
Si dispones de algún día más para visitar Milán deberías plantearte recorrer sus alrededores. Nosotros te ofrecemos dos propuestas para elegir: excursión al Lago de Como o visita a la ciudad medieval de Bérgamo