Módena

Su riqueza histórica, cultural y artística hace de Módena una ciudad inolvidable. En el corazón de la región de Emilia Romaña (recientemente castigada con duros terremotos que, afortunadamente no han dañado en exceso su importante patrimonio arquitectónico) cuenta con un casco histórico medieval que bien merece una visita.

Qué ver y qué hacer en Modena

Maranello - Modena

Módena

Para descubrir todo su encanto, el recorrido parte de la Piazza Grande, centro de la vida cotidiana, con sus tiendas y cafeterías bajo las elegantes arcadas, y lugar donde se encuentra su magnífica catedral románica (Duomo), construida toda ella en mármol y auténtica postal de la ciudad. Junto con su campanario anexo, la torre cívica o Ghirlandina, y la propia plaza es Patrimonio de la Humanidad desde 1997.

Entre sus tranquilas plazas y pintorescas calles medievales son muchos los lugares de interés que Módena esconde. El Palacio Ducal, el Teatro Comunale, la Galería y Biblioteca Estense (donde se encuentra la famosa Biblia di Borso d’Este con sus increíbles miniaturas del Renacimiento), el Colegio y la iglesia de San Carlo, la iglesia de San Vincenzo, son solo una muestra de todo lo que te espera.

Perderse por algunas de las calles con más encanto de Módena como Via Emilia o Corso Canal Grande es toda una experiencia. Disfruta de su ambiente elegante y sosegado y aprovecha para descubrir su rica gastronomía. No olvides entrar en alguna típica tienda donde adquirir su famoso vinagre balsámico (vinagre de Módena).

Si te queda tiempo y te apasiona la fórmula 1, no te puedes perder la visita al Museo de Ferrari en la cercana localidad de Maranello (a sólo unos 15 km.). Tienes autobuses que salen cada hora, del centro de la ciudad (estación) y te llevan casi hasta las puertas de las instalaciones.

Cómo llegar a Módena desde Milán

Módena es una ciudad muy bien comunicada. Se encuentra a 170 km. de Milán, a menos de dos horas de viaje.
En coche puedes ir tomando la autopista A1 que une Milán con Nápoles (durante el trayecto podrás disfrutar del bonito paisaje de la región, salpicado de valles, colinas y extensa zonas de viñedos).
Otra opción muy cómoda es coger un tren (salen con mucha frecuencia, al menos cuatro al día). Puedes hacerlo en la estación central de Milán o en la de Puerta Garibaldi. Los precios por trayecto oscilan entre los 15 y 20 € (dependiendo del tipo de tren).